Informe de ventas de combustibles al público en la provincia del Chaco – Total 2020


Ventas de combustibles al público en la Chaco: el 2020 cerró con el menor volumen de venta de la última década y caída por tercer año consecutivo.

La provincia del Chaco durante el año 2020 registró ventas de combustibles al público por un total de 285.600 metros cúbicos, y tuvo así una caída del 16,3% comparado con el volumen vendido en 2019. Ese volumen es el más bajo de la última década, siendo la primera vez que perforo el piso de los trescientos mil metros cúbicos; además, se trata del tercer año consecutivo de caída.

A nivel acumulado, las naftas sufrieron una caída mucho más marcada que el gasoil, afirma un informe de la consultora Politikon Chaco, en base a datos de la Secretaria de Energía de la Nación.


Ventas a nivel nacional:

Las ventas totales de combustibles al público a nivel nacional en el año 2020 fueron por un volumen total de 12.813.959,1 metros cúbicos, que representa un descenso del 22,3% respecto al 2019. Se trata así del volumen más bajo en el período 2010-2020, y al mismo tiempo muestra la mayor caída anual de la década.

Si bien el volumen de venta fue mostraron recuperación en la comparación mensual durante el último semestre, y tuvo de hecho un buen diciembre comparado con noviembre, ese repunte no alcanzó a superar los volúmenes de venta del año anterior. Ante ello, solo los meses de enero y febrero mostraron alzas interanuales, mientras que los restantes diez meses del año tuvo caídas, tocando su techo en abril, al ser el primer mes de restricciones fuertes por pandemia, y derrumbó la venta en un 52,8% anual.  

En este marco, la venta de naftas tuvo un peor desempeño, ya que acumuló una caída del 27,5% contra el año anterior; mientras que el gasoil cayó en un menor nivel (-16,5%). Dentro de las naftas, la gama premium cayó un 28,3%, y la súper cayó un 27,3%.


Ventas en la provincia del Chaco:

La provincia tuvo ventas de combustible al público en el 2020 por un volumen total de 285.600 metros cúbicos, y registra de ese modo una caída anual del 16,3%. Observando la evolución mes a mes, solo en enero y febrero (tal como pasó a nivel nacional) la provincia tuvo alzas interanuales, pero tras el derrumbe de las ventas de abril (-32,5%) no pudo volver a recuperar en este sentido, pero si se observa una marcada desaceleración de la caída, llegando a diciembre mostrando la más baja del año (con excepción de los meses de crecimiento).

En la observación de variaciones mensuales, se puede ver un comportamiento algo volátil de las ventas en la provincia: en el último semestre del 2020, combinó meses de crecimiento con otros de caídas, pero se destaca que en diciembre dio un fuerte salto que le permitió tener el mayor volumen de venta tras la irrupción de la pandemia, logrando incluso superar (por primera) los valores de febrero, último mes antes del inicio de las restricciones por la pandemia.


Si se analiza en función del tipo de combustible (gasoil y nafta), se puede observar cómo lograron converger su desempeño recién en diciembre: mes a mes, y exceptuando los de enero y febrero (con alzas), la nafta estuvo corriendo siempre por detrás del gasoil, sufriendo caídas de mayor magnitud, pero en el último trimestre logró nivelar su rendimiento con el del gasoil, para así tener un comportamiento similar.

Sin embargo, justamente por las altas caídas que tuvo durante el año (con un pico del 56,3% en abril) y la falta de crecimientos de ningún tipo entre marzo y diciembre generaron que la caída anual acumulada de las naftas sea del 25,8%, por encima de la caída general; el gasoil por su parte tuvo un comportamiento menos homogéneo: si bien sufrió caídas importantes (la mayor se dio en julio con -16,1%), mostró no solo caídas menores, sino que incluso pudo crecer en mayo. Por todo ello, la caída acumulada del 2020 del gasoil fue de “solo” el 6,4%.


Lo anteriormente detallado también se corrobora al observar la participación de cada tipo de combustible sobre el total de ventas: si bien históricamente suelen ir relativamente a la par, durante el período abril – julio las naftas cayeron por debajo del 40% de participación, y por ende el gasoil representó más del 60% de las ventas.

Con la cierta estabilización lograda en el último tramo del año, la nafta fue recuperando terreno al punto de pasar a ser el principal combustible vendido en diciembre, con el 51,5% de participación, el valor más alto durante el 2020.


Desempeño de las ventas en el período 2010-2020 en el Chaco

Como se anticipó previamente, el volumen de ventas de combustible en el Chaco en 2020 fue el más bajo de la última década, y es además el único año donde las ventas no superaron el piso de 300 metros cúbicos.

Si bien el mercado viene golpeado desde, principalmente, el 2018, las restricciones de circulación por la pandemia dieron un golpe aún más fuerte en términos generales, y provocaron no solo el menor volumen de venta sino también la caída más fuerte en la década en el Chaco: en ningún año del período 2010-2020 se observó una caída anual de dos dígitos. Además, se trata del tercer año consecutivo de bajas en las ventas.


El desempeño de las ventas chaqueñas también muestra otra consecuencia: perdió participación sobre el total de ventas en la región y pasó de ser la segunda provincia de mayor volumen de ventas a ser ahora la tercera, superada por Corrientes.

Entre 2010 y 2019 el Chaco fue la segunda provincia de mayor volumen de ventas de combustibles en el NEA, siempre detrás de Misiones. Tocó un techo de participación en el año 2017 con el 29,6% del total regional, para comenzar a disminuir sistemática y llegar en 2020 al 26,9% del total regional, el menor de toda la década para el Chaco, y siendo superada de ese modo por Corrientes que participó en el 2020 del 28,5% del total. Misiones, si bien disminuyó levemente su participación sobre el total, continúa liderando cómodo en el NEA.


Resultados por provincias del total de ventas 2020

Las 24 jurisdicciones culminaron el año con caídas en diferentes magnitudes. La menor se observó en Corrientes, que con un descenso del 6,9% fue además la única provincia cuya caída fue de un solo dígito. Tucumán y Mendoza completan el podio de las caídas más leves.

En el otro extremo, Santa Cruz (-31,9%), CABA (-31,8%) y Neuquén (-31%) mostraron las caídas más altas del país.

El Chaco, si bien tuvo una caída importante, se ubicó entre las provincias con las caídas más leves, siendo la séptima menor del país, pero la más alta entre las provincias del NEA.


Descargar el informe en formato .pdf debajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *