El empleo privado cayó en 22 de las 24 jurisdicciones del país en febrero, previo al impacto del COVID19


La cantidad de asalariados registrados del sector privado continúa en caída, y en el mes de febrero de 2020, previo al inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, mostró una caída del total nacional del 2,3% respecto al mismo mes del año anterior, lo que equivale a 145 mil puestos de trabajo menos, destacó un informe de la consultora Politikon Chaco.


A su vez, en 22 de las 24 jurisdicciones del país cayó el empleo privado registrado, con las excepciones de Chubut y Neuquén.

Situación en las provincias del Nordeste argentino (NEA)

En la comparación interanual, la provincia del Chaco tuvo la caída más fuerte del NEA con una baja del 2,9%; seguida de Formosa con -2,7%, Misiones con -2,5% y Corrientes con -0,9%.

En términos nominales, fue Misiones la provincia con la mayor cantidad de puestos de trabajo perdidos: 2.523; seguido de Chaco con 2.123, Corrientes con 696 y Formosa con 653.

Si la comparación se realiza con enero 2020 (en la serie sin estacionalidad) es Misiones la provincia de la región con mayor caída (-2,8%); Formosa y Chaco no tuvieron variaciones (0%), al tiempo que Corrientes creció 0,1%.





Total país

En términos relativos, la provincia de Tierra del Fuego tuvo la mayor caída interanual de los trabajadores registrados del sector privado: -5,7%, seguida de cerca por La Rioja con -5,6%. A su vez, Chubut (+0,5%) y Neuquén (+1%) son las únicas provincias con incrementos.


En cambio, en términos absolutos, la jurisdicción con la mayor caída nominal de trabajadores del sector privado fue la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con un descenso de 44 mil puestos de trabajo, seguida de la provincia de Buenos Aires con 38,2 mil asalariados menos.


¿Que se espera para marzo?

Los datos de marzo se obtienen a través de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que realiza el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, que toma a los aglomerados urbanos.

El EIL señala que en marzo el empleo privado registrado había tenido una caída del 0,5% en relación al mes anterior, que es la caída más alta desde 2002. En la comparación interanual, el empleo se contrajo 3%. En este marco, se destaca que, a partir del 15 de marzo, a raíz del estallido del COVID19, diferentes empresas comenzaron a limitar o suspender sus operaciones.

El EIL no muestra estadísticas provinciales, sino que toma diferentes aglomerados, y brinda datos de empresas con más de 10 trabajadores. El único medido para la región del NEA es el Gran Resistencia, que muestra una caída del 3,1% interanual y -0,4% respecto al mes anterior.

Estos resultados nos permiten proyectar una dura caída del empleo privado consolidado para marzo, que será aún más fuerte en abril, donde el aislamiento se intensificó y duro todo el mes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *