“Va a ser muy difícil que se recuperen el trabajador y las pequeñas empresas”


Publicado en la versión impresa y versión web del Diario Primera Edición de Misiones (www.primeraedicion.com.ar), el día 12 de abril 2020.


Alejandro Pegoraro, director de Politikon Chaco, analizó el impacto económico de la cuarentena en el NEA. Apuntó que Misiones tiene una “mayor proporción de no asalariados, personas que no tienen un sueldo fijo a fin de mes”. Adelantó que el resto de abril “será todavía peor”.

El golpe económico producto de la inactividad generalizada, que ya comenzó a afectar a diversos sectores productivos a nivel nacional, crecerá aún más por la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio, según adelantaron diversos especialistas.

En diálogo con Primera Plana por la 89.3 FM Santa María de las Misiones, Alejandro Pegoraro, fundador y director de la consultora Politikon Chaco, analizó la situación económica de las provincias del NEA y los efectos que tendrá la duración de la cuarentena.

“En primer lugar hay que destacar que el impacto ya se siente pero no con todas sus fuerzas. Existen algunos indicadores que nos muestran lo que es la dureza del golpe económico a partir del aislamiento obligatorio que ha frenado a gran parte de la actividad económica de todo el país, afectando mucho más fuerte sobre algunos sectores y principalmente en algunas provincias donde se da la característica que mucha gente lejos de ser asalariada es más bien cuentapropista, independiente y autónoma, y que por lo tanto el impacto es todavía más fuerte”, remarcó y agregó que “podemos prever que lo que resta de abril será peor”.

Caída de aportes nacionales

En relación a la caída de la coparticipación que afecta a las arcas provinciales, Pegoraro remarcó que “una de las cuestiones más preocupantes es la de las cuentas públicas. Las provincias argentinas reciben diariamente recursos de origen nacional en concepto de coparticipación. Ya desde marzo, que estuvo desde la mitad afectado por el parate económico, eso se resintió notablemente en las cajas provinciales porque los recursos que se transfieren a las provincias tienen que ver con una serie de ítems, recaudación de impuestos y demás, donde mucho está ligado al consumo, como es el caso del IVA”.

“Entonces a menor consumo, porque hay menor nivel de actividad, se resiente la recaudación y por ende también las provincias terminan recibiendo mucho menos dinero de lo que estaba proyectado en un desarrollo normal”, agregó.

Al mismo tiempo apuntó: “El caso de Misiones es ejemplificador. En esos 15 días de marzo donde se comenzó a implementar el aislamiento, primero recomendado y luego obligatorio, terminó impactando sobre la cantidad de recursos que terminó perdiendo la provincia. Perder entiéndase como dejar de percibir ”.

“Hay provincias como Misiones, y gran parte del Norte argentino, donde el peso de los salarios públicos sobre el presupuesto total de la provincia es muy alto, eso termina implicando una serie de complicaciones a los gobiernos para poder cumplir con sus obligaciones económicas”, subrayó y añadió: “Todo esto repercute luego en el nivel de consumo, a menos dinero disponible hay menor consumo y menor inversión, y toda la cadena productiva y económica se va resintiendo a partir de eso. Esa es una de las principales cuestiones que más afecta”.

“También hay un dato importante, dentro de las provincias del NEA, Misiones tiene una mayor proporción de trabajadores que no son asalariados, es decir que no tienen un sueldo fijo a fin de mes, estos son los cuentapropistas, comerciantes, profesionales autónomos, artesanos, entre otros. Una parálisis económica como esta genera un menor nivel de trabajo porque tienen que cerrar sus comercios por ejemplo, y por supuesto un menor nivel de venta. Son personas que enfrentan una estructura de costos que es fija, como pagar el alquiler de un local, las cuestiones impositivas, empleados si es que tiene, o algún tipo de obligación financiera”, completó.

El director de la consultora Politikon Chaco también indicó que para las economías regionales dentro del esquema general “todo se complica en un escenario que ya venía bastante golpeado en los últimos años. Se agrega ahora la cuestión sanitaria que obligó al país a parar. Esto termina repercutiendo en las empresas que cierran, la baja de la actividad y la caída de la recaudación, que impacta en todos los niveles económicos”.

“Considero que el error que hubo desde un principio fue plantear una falsa dicotomía entre la crisis sanitaria y la económica, como si se trataran de dos mundos diferentes y hubiera que elegir hacia donde apuntar, siendo que en realidad una va de la mano de la otra. Incluso el Estado necesita que la actividad económica siga cierta marcha porque precisa financiarse”, añadió.

“En Misiones algunas industrias van a empezar a tener cierta flexibilización, como la maderera por ejemplo, y va a comenzar un proceso muy paulatino de determinadas industrias para mover un poco más la cuestión económica. Es un problema muy grande con la extensión de la cuarentena porque son muchísimos días y semanas pensando en el parate total que va a perjudicar, como ya lo está haciendo ahora, principalmente al trabajador, al pequeño emprendedor y las pequeñas empresas, que va a ser muy difícil que se recuperen después de eso. Empezar a mover la actividad económica no es solamente necesario, es imprescindible”, afirmó.

A nivel nacional recordó que “marzo fue el mes récord de emisión de dinero del país, porque el Estado necesitaba dinero y liquidez, y tuvo que recurrir a la emisión monetaria porque no tuvo ingresos por las actividades paradas. Es necesario empezar a mover un poco la rueda económica, ya viendo los problemas en términos de consumo, inversiones y para mantener los costos de trabajo, y también por el afán del Estado para que no siga cayendo la recaudación como hasta ahora”.

“La cuestión sanitaria sigue siendo lo primordial, eso nadie puede discutirlo porque la prioridad número uno es salvar vidas, pero al mismo tiempo esperamos que no nos encuentre la salida de la crisis sanitaria con una crisis económica que ya esté completamente explotada”, sentenció.

Despidos o reducción horaria

“Hay un riesgo enorme que va a quedar mucha gente en el camino. Considero que el mayor de los peligros no es tanto el despido, sino que lo que va a avanzar mucho serán las reducciones horarias algo que ya está empezando a suceder en algunas industrias y el gobierno debería poner ahí la mirada para ver de qué manera compensar eso. Ante la imposibilidad de poder sostener una nómina salarial, puede ocurrir que algunas empresas están imposibilitadas de cumplir sus obligaciones y a partir de ahí digan ‘no elegimos el despido pero elegimos la reducción horaria’, por ejemplo, entonces un empleado en vez de trabajar una jornada entera pasa a media jornada, lo que implica una reducción de su salario. Eso puede significar para el trabajador un impacto más fuerte, más que los despidos”, consideró Pegoraro.

“Todavía estamos lejos de las cuasi monedas”

El pasado lunes el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti anunció la emisión de un título de cancelación de obligaciones que la provincia usará para pagarles deudas a sus proveedores y contratistas y que podrá ser utilizado para el posterior pago de impuestos provinciales.

Al ser consultado sobre la posibilidad que algo similar ocurra en las provincias del NEA, Alejandro Pegoraro opinó que “en un principio no están dadas las condiciones para que eso ocurra. Sin embargo hay que destacar que en la provincia de Córdoba el gobernador tomó la medida de la emisión de letra de cancelación para proveedores, que son transferibles, es decir que el proveedor puede pasarle a su distribuidor y la misma letra va cambiando de mano, incluso pueden ser usadas para cancelar obligaciones impositivas entre las provincias. Ese es el antecedente más fuerte que hay como un paso previo a la cuasi moneda. De ahí a la cuasi moneda hay un paso bastante corto”.

Sin embargo a nivel general “estamos todavía bastante lejos a que las provincias recurran a esa medida porque todavía existe cierto margen de liquidez en la Argentina para poder ser distribuido. Y hay determinadas provincias que están muy complicadas en la cuestión fiscal, como por ejemplo Chaco, pero tienen ventajas en el mercado porque mes a mes emite letras y logra adjudicar casi mil millones de pesos que les permite cumplir obligaciones y hacerse un poco de liquidez”, expresó el fundador de Politikon Chaco.

“Las provincias tienen herramientas todavía para no caer en la emisión de cuasi monedas. En el medio de todo esto hay un fuerte apoyo del Estado nacional que tiene que ver de qué manera sostener el gasto sanitario para atender la problemática que estamos atravesando en este momento y también dar soporte a las provincias. En la medida que el Estado nacional tenga un margen de acción en ese sentido no debería haber problemas. Los problemas van a aparecer si la Nación apaga la canilla y empieza a moverse bajo el lema del sálvese quien pueda. Antes de las cuasi monedas hay un par de herramientas más”, finalizó.

Audio de la nota: https://ar.ivoox.com/es/49768994

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *