Transferencias automáticas y no automáticas a las provincias: Misiones sigue siendo la más perjudicada del NEA


Tras el anuncio realizado por el presidente Alberto Fernández en relación a la quita de un punto de coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para reforzar las finanzas bonaerenses, la consultora Politikon Chaco elaboró un informe sobre la situación de las transferencias (automáticas y no automáticas) del Estado nacional a las provincias y la CABA en lo que va del 2020.


Acumulado a agosto 2020, las transferencias totales (automáticas y no automáticas) del Estado nacional a las provincias y la CABA totalizaron $1.567.110 millones, creciendo un 39,2% contra el mismo período 2019, por lo cual pierden ante la inflación, a partir de la caída de los recursos automáticos (coparticipación) y pese al fuerte incremento de las transferencias discrecionales en el marco del programa de emergencia sanitaria por la pandemia del COVID19.

En ese marco, la provincia de Buenos Aires encabeza los envíos, con un total captado de $405.253,2 millones de pesos; es decir, el 25,9% del total nacional distribuido a los distritos. Santa Fe y Córdoba son los distritos con la mayor participación luego de la PBA, concentrando el 15,6% entre ambas provincias.


Ahora bien, si discriminamos según el tipo de transferencia, se observa con facilidad que la provincia de Buenos Aires ha sido la mas beneficiada en términos de transferencias discrecionales: del total que recibió la provincia, el 25,5% son transferencias no automáticas: es el único distrito con una participación de los TNA mayor al 20%. En solo otros ocho distritos del país los TNA representan más del 10% del total, mientras que en el resto no llega a los dos dígitos.

Además, si medimos la participación por provincia del total de las TNA, el 47,5% fue a la provincia de Buenos Aires. Córdoba concentra el 6,4%, Santa Fe el 4,9%, Entre Ríos el 4,6% y la CABA el 4%. Las 19 jurisdicciones restantes concentran el 32,5%.


Analizando la variación de las transferencias contra el mismo período 2019, la provincia de Buenos Aires es la única que supera ampliamente al IPC nacional, con una fuerte brecha respecto a otros distritos: creció un 63,1%, explicando por el fuerte salto de las TNA explicado anteriormente. La provincia que le sigue es Tucumán, con un alza del 43%, veinte puntos por debajo del crecimiento de la PBA.


Aún con todo esto, si medidos las transferencias en términos per cápita, la PBA sigue siendo la que menos recibe en todo el país: en el acumulado 2020, las transferencias a la PBA equivalieron a $23.103 por bonaerense, dando un importante salto respecto al mismo período 2019 cuando fue de $14.447 por habitante. Con el crecimiento de recursos del 2020, acortó significativamente la brecha con la CABA: en 2019 las transferencias per cápita de la CABA eran de $19.937,9 vs los $14.447 de la PBA; en 2020 fue de $25.159,6 contra $23.103. Ambos casos están muy lejos de los valores per cápita de provincias pequeñas como el caso de Tierra del Fuego, que lidera el ranking nacional: en 2019 (enero – agosto) las transferencias por fueguino eran de $72.968,3, y en 2020 (mismo período) son por $93.652,7.


El caso de Misiones: la más perjudicada del NEA

La provincia de Misiones en el período enero – agosto 2020 recibió un total de $42.038,2 millones por transferencias automáticas (coparticipación, leyes especiales y compensación por Consenso Fiscal), mientras que por Transferencias No Automáticas (ATN, programas de Ministerios de Salud, Educación y Desarrollo Social, entre otros) recibió otros $4.288 millones.

En el primer caso (transferencias automáticas), tuvo un incremento interanual del 29,1%, muy por debajo de la inflación a partir de las bruscas caídas de la recaudación producto de la pandemia y su consecuente cuarentena. En el caso de las TNA, crecieron un 116,8%, producto de la misma situación y de los auxilios financieros que el Estado otorgó a las provincias en el marco de la emergencia.

Por ende, el total que recibió Misiones en los primeros ocho meses del año fue de $46.326,2 millones, un 34,2% más que los $34.529,6 millones captados en el mismo período de 2019.

Visto a nivel regional, Misiones fue la provincia que tuvo el mayor crecimiento acumulado de las transferencias, explicado a partir de un fuerte incremento de las TNA. Por su parte, Formosa tuvo la segunda variación más alta del NEA con +33,7% (al haberse incrementado un 137,6% las TNA). Chaco se posiciona en tercer lugar en la región con una variación total del 32,7% y Corrientes último, con un incremento total del 31%, que se explica por el bajo aumento de las TNA (51,8% – junto a Chaco, son las dos únicas provincias en la región con variación menor al 100% en este punto)

En el caso misionero, las transferencias automáticas representan el 90,7% del total captado, contra el 9,3% de las TNA, por lo que sintió de manera más fuerte el impacto de las mismas en la región.

Observando la participación en el total nacional de recursos transferidos a las provincias, el Chaco equivale al 4,3% del total nacional, primera en el NEA; Corrientes participa del 3,2%, Formosa el 3,1% y Misiones el 3%.

De esta forma, si bien en el caso misionero los incrementos fueron mayores, queda de manifiesto una problemática que desde hace años reclama la provincia: es la más perjudicada en el reparto nacional, al no haber correlación alguna entre la cantidad de habitantes, la participación en el PBI y lo que efectivamente recibe. El principal punto de discusión es lo atrasada que quedó la coparticipación: para ponerlo en números, en el acumulado enero – agosto 2020, Misiones recibió $20.000 millones menos que Chaco, pero tiene más habitantes.

Además, Formosa recibió casi $3 mil millones de pesos de más, siendo que tiene menos de la mitad de habitantes que Misiones, y la participación en el PBI de Formosa es del 0,9%, mientras que en Misiones es del 1,9%.

Esto queda en evidencia al medir el total de las transferencias recibidas a nivel per cápita: en Misiones es de $36.729,1 por persona, cuando en Chaco es de $55.634,8 por chaqueño; Formosa lidera en la región con $79.937,4 por formoseño; y en Corrientes es de $45.327,1 por habitante. Esto para el total de las transferencias y al discriminar entre automática y no automáticas las mismas reconfirman lo manifestado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *