Perfil, calificaciones y perspectivas crediticias de la provincia de Chaco.

Según informado por la Agencia de Calificación de Riesgo Moody´s.

Fuente: Moody´s Latinoamerica

Algunas características sobre la calificación del Chaco:

  • Hay una fuerte interrelación económica y financiera que hay entre el Gobierno federal y las provincias impactan en este sentido.
  • ¿Por qué la perspectiva es negativa? Hay un aumento de la incertidumbre en torno a la continuidad de la consolidación fiscal necesaria para restablecer el acceso a financiamiento del soberano y el riesgo de cambios en las políticas públicas a nivel federal podrían desencadenar una fuerte volatilidad de mercado y presiones en el tipo de cambio que podrían presentar riesgos sistémicos importantes para los subsoberanos.
  • Hay una expectativa de que, para lo que resta del año y 2020, los subsoberanos se verán afectados negativamente por el desempeño económico, los esfuerzos de consolidación fiscal y un mayor ajuste en la política monetaria del soberano.

Algunas características del perfil del Chaco:

  • Hay una tendencia de márgenes operativos positivos desde 2003 (salvo 2009 y 2016); pero el Chaco tiene uno de los niveles más bajos de ingresos propios sobre el total de ingresos, con gran dependencia de los recursos de origen nacional.
  • Uno de los grandes desafíos que tiene el Chaco es aumentar la base de recaudación propia.
  • En un contexto de alta inflación, el Chaco aún enfrenta importantes desafíos en cuanto a su capacidad para afrontar presiones por el lado del gasto, sobre todo, en personal.

Perspectiva de la Calificación de Moody´s.

La perspectiva de la calificación, en escala nacional y global, de la provincia es negativa, en línea con la calificación de los bonos soberanos argentinos dadas las fuertes interrelaciones macroeconómicas y financieras entre los soberanos y los sub-soberanos (nación y provincias). En el mediano plazo, no es probable que puede haber un cambio en la misma. Podría tender al laza si existe una suba en la calificación de los bonos soberanos de Argentina o haya una mejora del riesgo idiosincrático de la provincia; mientras podría tener a la baja si ocurre lo antes mencionado, pero a la inversa.

Evaluación del análisis de Riesgo de Crédito Base (BCA)

El BCA calculado para Chaco está estimada en “b3”, debido al puntaje obtenido igual a 7 en la evaluación de riesgo idiosincrático. Para llegar a este resultado, se toma en cuenta dos evaluaciones: i) de riesgo idiosincrático, y; ii) de riesgo sistémico del país en el cual opera (en el caso de Argentina, el riesgo sistémico se evalúa en B2, reflejando la calificación de la deuda soberana nacional en la escala global de Moody’s).

La evaluación de riesgo idiosincrático contempla cuatro factores: i) Fundamentos Económicos; ii) Marco Institucional; iii) Desempeño Financiero y Perfil de Endeudamiento; y iv) Administración y Gobierno Interno.

Algunos factores tomados en consideración:

  • El PBG chaqueño representa aproximadamente el 1,65% del producto interno bruto de Argentina. La principal actividad de la provincia de Chaco es la construcción, que representa un 16% del PBG de la provincia, seguida por el transporte, con un 13% y por el comercio, con un 11%.
  • En términos de estructura productiva, los servicios totalizan un 65% del PBG de la provincia, mientras que el sector secundario representa alrededor del 25% y el primario, un 10%. La provincia es principalmente productora de productos primarios, especialmente algodón, maíz, soja y girasol, aunque también son relevantes las actividades forestales y ganaderas.
  • Debido a que los gobiernos locales en Argentina portan una significativa responsabilidad en la prestación de servicios públicos, también dependen en gran medida de las transferencias que el Estado Nacional envía en concepto de Coparticipación, dando cuenta de una limitada flexibilidad fiscal frente al nivel de ingresos.
  • Entre 2014 y 2018, los resultados corrientes u operativos de esta provincia arrojan un sostenido superávit operativo promedio equivalente al 7% de los ingresos corrientes. Solo en 2016 fue deficitario.
  • Por su parte, el promedio de los resultados financieros totales durante el mismo período fue equivalente al 0,5% del total de ingresos, esto debido al gasto de capital que se mantuvo en un promedio del 15,9% de los gastos totales en dichos ejercicios.
  • Los ingresos provenientes del gobierno nacional siguen siendo la principal fuente de recursos de la provincia, los cuales para el período comprendido entre los años 2014-2018 representaron en promedio casi el 83,4% de los ingresos totales provinciales, mostrando una menor dependencia en 2018.
  • Durante el ejercicio 2018, la Provincia de Chaco reportó un superávit corriente de $9.207 millones, representando un 13,1% medido sobre los ingresos corrientes (hay mejora respecto a 2017). Tras computar los ingresos y gastos de capital, la provincia reportó un superávit financiero total de ARS 5,198 millones, que representa un 7,1% de los ingresos totales, levemente por debajo del superávit financiero del 7.2% obtenido en 2017.
  • Al cierre del primer trimestre de 2019, la provincia reportó un superávit corriente del 10.2% de los ingresos corrientes, resultado menor al reportado en el mismo periodo del año anterior, y el cual está acotado por un incremento del 111% de los gastos corrientes respecto el periodo mencionado.
  • Asimismo, el resultado financiero fue superavitario y alcanzó un nivel de 2.1% de los ingresos totales, reflejando un menor dinamismo de los ingresos de capital que de los gastos de capital.
  • De acuerdo con el presupuesto provincial de ingresos y gastos ara el ejercicio 2019, el resultado corriente esperado es superavitario en el orden de los ARS 6,268 millones, lo cual representa un 7.9% de los recursos corrientes proyectados, mientras que el resultado financiero total esperado es superavitario en el orden de los ARS 11 millones (0.01% de sus ingresos totales).
  • Perfil de deuda: la relación entre el stock de la deuda y los ingresos totales obtenidos ha venido descendiendo desde el año 2003 como producto principal de la fuerte recuperación económica y de los ingresos y las favorables condiciones logradas en sus principales deudas –en especial con el Gobierno Nacional-. De esta forma, se pasa de un indicador de total de deuda frente a los ingresos provinciales totales de 296.2% a fines del 2003 al 32.9% al cierre de 2018.
  • Al cierre del ejercicio 2018, el 61.4% de la deuda total de la provincia de Chaco está denominada en moneda extranjera.
  • A marzo de 2019, el stock de deuda llegó a $28.150, que representa un incremento del 17% respecto el cierre de 2018. Este cambio se explica principalmente por el aumento del endeudamiento con el gobierno nacional y a las variaciones en el tipo de cambio.
  • Chaco, al igual que otras provincias argentinas, no ha alcanzado sus metas fiscales en el pasado. Más recientemente, a la vez que los ingresos y gastos han excedido los niveles originalmente presupuestados, la provincia obtuvo márgenes operativos positivos debido fundamentalmente al gran desempeño demostrado por los ingresos federales y al apoyo brindado por el gobierno nacional a través de programas de asistencia financiera que le han permitido a la provincia refinanciar sus obligaciones financieras.

Determinación de la puntuación BCA con base en la matriz de combinación del riesgo idiosincrático con el riesgo sistémico

De la combinación de la evaluación de riesgo idiosincrático determinada en 7 y con la evaluación del riesgo sistémico en B2, resulta una BCA estimada de b3.

Calificación Final del Instrumento

El Consejo de Calificación de Moody’s Latin America el 16 de julio de 2019, ha calificado a Chaco de la siguiente manera:

Emisor A3.ar
Títulos de deuda 2026 A3.ar

Categoría A.ar: “Los emisores o emisiones con calificación A.ar muestran una capacidad de pago superior al promedio con relación a otros emisores locales”. El modificador 3 indica que la calificación se ubica en el rango más bajo de su categoría.

La categoría A3.ar equivale a la categoría regulatoria A(-), es decir, que la obligación es un poco más susceptible a los efectos adversos derivados de  cambios en las condiciones y circunstancias económicas que las obligaciones calificadas en categorías más altas. Sin embargo, la capacidad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros todavía es fuerte.

Dentro del NEA (no se considera a Corrientes), Chaco tiene la calificación más alta junto a Misiones.

Podes descargar el informe original acá.

Fuente: moodys.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *