Para noviembre, el déficit financiero de la provincia del Chaco totalizaba $2.686,86 millones y creció un 133,4% en dos meses.


Finalizado noviembre 2019, la provincia del Chaco mostró un resultado primario superavitario en $3.468,91 millones (por debajo de los $4.167,23 millones del tercer trimestre), pero el resultado financiero fue deficitario en $2.686,86 millones, bastante por encima de los $1.150,98 millones del tercer trimestre, mostrando así un alto crecimiento del déficit, equivalente al 133,4% en solo dos meses, según destacó la consultora Politikon Chaco en un informe.


Acumulado a noviembre de 2019, la provincia del Chaco acumuló ingresos (corrientes y de capital) por un total de $95.985,13 millones. A su vez, los gastos corrientes (sin incluir rentas de la propiedad – intereses de la deuda) totalizaron $92.516,22 millones entre gastos corrientes y de capital. De este modo, el resultado primario de la Administración Pública no Financiera de la provincia del Chaco (que surge de la diferencia entre los ingresos totales y los gastos primarios) dio un superávit de $3.468,91 millones.

Sin embargo, el resultado financiero (que se calcula como la diferencia entre los ingresos totales y gastos totales – compuesto de los gastos primarios y los intereses de la deuda pública) marcó un déficit de $2.686,86 millones, creciendo en forma considerable respecto a septiembre 2019, cuando el déficit financiero fue de $1.150,99 millones. Es decir, el déficit financiero creció un 133,4% en solo dos meses.

Ingresos de la provincia.

Los ingresos corrientes de la provincia, a noviembre de 2019, totalizaron $95.145,48 millones: el 79% de los mismos son ingresos tributarios (de los cuales, el 86,7% son de origen nacional y el 13,3% restante de origen provincial); el 12,8% contribuciones a la seguridad social; el 6,7% corresponden a transferencias corrientes; el 0,7% a Rentas de la propiedad; el 0,6% a recursos no tributarios; y el 0,1% a la Venta de bienes y servicios de la Adm. Pública.

A su vez, los ingresos de capital totalizaron $839,6 millones, donde se destacan las transferencias de capital (71,5% del total), seguida por los Recursos propios de capital (17,9%) y Disminución de la inversión financiera (10,5%).

De esta manera, los ingresos totales del Chaco fueron de $95.985,13 millones.


Gastos de la provincia.

Los gastos corrientes provinciales totalizaron a noviembre 2019 unos $91.819,97 millones: el 54,1% corresponde a Gastos de Consumo (donde se computan los Gastos de Personal – que equivalen a 47,6% del total de gastos corrientes; además de los gastos de consumo y servicios); 22,8% a transferencias corrientes; el 16,4% a prestaciones de la seguridad social; y el 6,7% a rentas de la propiedad (intereses y servicios de la deuda pública).

A su vez, los gastos de capital totalizaron $6.852,02 millones, donde se destacan la inversión real directa (69,2% del total), la inversión financiera (21,9%) y transferencias de capital (8,9%).

De esta manera, los gastos totales del Chaco a la fecha indicada fueron de $98.671,99 millones (el 93,8% corresponde a gastos primarios y el 6,2% a intereses de deuda – rentas de propiedad).


Resultados primarios y financieros

La provincia del Chaco finalizó noviembre 2019 con un resultado primario (ingresos totales menos gastos primarios) superavitario en $3.468,91 millones (un 16,8% menos que lo observado para septiembre 2019). Dicho superávit primario equivale al 3,6% de los ingresos corrientes de la provincia.

Sin embargo, el resultado financiero (incluyendo intereses y servicios de la deuda pública) fue deficitario en $2.686,86 millones, creciendo un 133,4% respecto a septiembre 2019, y dicho déficit equivale al 2,8% del total de los ingresos de la provincia (era de 1,5% para septiembre 2019).

De esta forma, se observa un notable empeoramiento de los resultados fiscales del Chaco: una baja en su superávit primario y un gran crecimiento de su déficit financiero.

En este punto, es de destacar que solo la Administración Central ha tenido un superávit primario; por el contrario, los organismos descentralizados y el Instituto de Seguridad Social han mostrado déficits (-$3.097,65 y -$1.552,28 respectivamente), obligando así a la administración central a realizar gastos figurativos a los mismos.


Fuentes y Aplicaciones Financieras

Las fuentes financieras son cuentas de financiamiento presupuestario que tienen el objeto de cubrir las necesidades derivadas de la insuficiencia de recursos corrientes y de capital.

Constituyen fuentes financieras la disminución de la inversión financiera (venta de títulos y valores, de acciones y participaciones de capital y las recuperaciones de préstamos con objeto de obtener liquidez), el endeudamiento público (colocación de instrumentos de deuda en los mercados financieros interno y externo y la obtención de préstamos a corto y largo plazo) y el incremento de otros pasivos (crédito de los proveedores expresado mediante cuentas y documentos por pagar, como asimismo los anticipos del Banco Central de la República Argentina otorgados al Tesoro Nacional).

Las fuentes financieras del Chaco, al mes de noviembre de 2019 fueron por un total de $16.975,68 millones, distribuidos de la siguiente manera: el 54% corresponde a “Incremento de otros pasivos”; el 20,1% a “Colocación de letras del Tesoro ejercicio 2019”; el 14,6% a “Obtención de préstamos”; y 11,3% a “Otros”

Por su parte, las aplicaciones financieras se constituyen por el incremento de los activos financieros (inversiones financieras tales como compra de acciones, concesión de préstamos, y adquisición de títulos y valores, con el fin de obtener rentabilidad y administrar liquidez) y la disminución de los pasivos públicos (mediante la amortización de la deuda pública).

Las aplicaciones financieras del Chaco a noviembre 2019 totalizaron $14.288,82 millones, distribuidos de la siguiente manera: 45,9% correspondiente a “Disminución de otros pasivos”; 21,6% a “Cancelación de Letras del Tesoro ejercicio 2019”; el 21,2% a “Devolución Otros Préstamos”; 8,5% a “Otros”; y el 2,8% a “Cancelación de Letras del Tesoro ejercicio 2018”.


Evolución de los resultados fiscales del Chaco

Entre los años 2012 y 2015, los resultados primaros y financieros mantenían cierto equilibrio y solo en 2014 la provincia tuvo un superávit financiero.  Sin embargo, en 2016 y 2017 se multiplicó con gran magnitud ambos déficits, llegando a un récord en el año 2017, que culminó con un déficit financiero superior a los $5.560 millones.

En el año 2018 se revirtió la tendencia, y el Chaco finalizó con superávit en ambos puntos, algo que no volvió a suceder en 2019 cuando el resultado financiero volvió a ser deficitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *