Federalismo: Las provincias dependen menos del Gobierno Nacional por incremento de transferencias automáticas.

De acuerdo a un informe de la consultora Macroviews SA, al que tuvo acceso la consultora Politikon, las provincias argentinas cuentan actualmente con mayor independencia económica por incrementos de las transferencias automáticas.

Durante el año 2018, las provincias recibieron mayores recursos de manera automática que en los últimos 20 años, medido como porcentaje de la recaudación.

¿Cómo se distribuyen los recursos?

De acuerdo a la Ley Nº 23.548 de Coparticipación Federal, la distribución primaria de la recaudación de impuestos coparticipables estipulaba que el 42,34% de ellos corresponde al Gobierno Nacional, mientras que el 54,66% correspondía a las provincias (a distribuir según los guarismos correspondes a cada una de ellas). Además, establecía que el 2% vaya de manera automática a cuatro provincias (Buenos Aires, Chubut, Neuquén y Santa Cruz) para el “recupero relativo”; mientras que el 1% se destinaba para el Fondo de Aportes del Tesoro Nacional a las provincias.

Además, el Artículo 7º de la ley establecía que “el monto a distribuir a las provincias, no podrá ser inferior al treinta y cuatro por ciento (34%) de la recaudación de los recursos tributarios nacionales de la Administración Central, tengan o no el carácter de distribuibles por esta Ley”,

Dicha Ley fue sancionada en 1988 como un “régimen transitorio de distribución”, con vigencia hasta 1989 y prórroga automática en caso de “inexistencia de un régimen sustitutivo del presente”. Desde ese momento hasta el presente, no hay existido un régimen sustitutivo.

Las diferentes modificaciones a esta misma ley, referidas a variaciones en los guarismos de distribución (caso Tierra del Fuego, provincializada luego de la sanción de la Ley; y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), creación de nuevos impuestos y otros factores, la tornaron de una complejidad considerable, lo que ató a las provincias a sufrir variaciones en cuanto a la distribución.

Situación en el año 2018 y comparación con períodos anteriores

Según mencionado informe de Macroviews SA, los gobernadores de provincia recibieron, en 2018, más recursos de manera automática que durante los gobiernos de Menem, De la Rúa, Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, lo que marca así una “mayor independencia” de las provincias respecto al poder central.

Según se detalla, durante el final del período menemista (1998), las provincias recibían transferencias automáticas del Gobierno Nacional del orden del 41,9% del total de la recaudación (no incluye aportes a la seguridad social ni blanqueo). Esa distribución cayó al 38,9% en el último año de gobierno de Fernando de la Rúa (2001), hasta tocar un piso de 30,3% en 2002 con Eduardo Duhalde, siendo así el menor valor observado en los últimos 20 años.

A partir del gobierno de Néstor Kirchner, año a año se fue incrementado el porcentaje transferido a las provincias, hasta alcanzar el máximo del período (2007) con un 33,6%.

El primer año de gobierno de Cristina Fernández volvió a descender al orden del 31,7%, pero luego incrementarse hasta tocar el techo de 37,9% (con vaivenes) en el año 2015.
En el año 2016 se observa un salto importante, llegando al 41,5%, y en 2018 se dio el máximo valor observado en veinte años: 44,8% (ver gráfico adjunto).

Las provincias argentinas, sobre toda aquellas con menor actividad económica, dependen mucho de los fondos de coparticipación federal, que suelen representar la mayor parte de sus ingresos presupuestarios. Una baja distribución de estos recursos significó una gran dependencia del poder central, a modo de conseguir fondos de carácter discrecional para poder hacer frente a sus obligaciones.

¿A que se debe el incremento?

La principal razón de este incremento de los recursos coparticipables transferidos a las provincias como porcentaje de la recaudación total se debe a la devolución progresiva de los 15 puntos de coparticipación que se retenía, desde la década del 90, para la Anses.

Esta devolución progresiva se realiza a razón de 3 puntos porcentuales por año (independientemente de la posibilidad de las provincias de “adelantar” devolución vía toma de crédito).

Además, este incremento explicaría (en parte) la razón por la cual las provincias argentinas (salvo tres) terminaron el 2018 con superávit fiscal.

El impacto en las cuentas públicas provinciales

Este incremento en las transferencias automáticas a las provincias, junto a otras acciones enmarcadas en las obligaciones que resultan de la firma del Consenso Fiscal, generó un reordenamiento de las cuentas públicas municipales que trajo como resultado una significativa mejora de las mismas, al punto de que se pasó de 21 provincias argentinas que terminaron con déficit fiscal en 2017 a solo cuatro en 2018.

Este dato surge de un informe realizado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea. Allí, se explica que uno de los principales motivos de la mejora en las cuentas provinciales fue el aumento de las transferencias automáticas, y especifica que, en los últimos tres años, los recursos tributarios nacionales que son transferidos automáticamente a las provincias se incrementaron en un 19% en términos reales, al tiempo que la fracción que va al Estado nacional se redujo un 10% en términos reales.

La situación del Chaco

En términos de transferencias automáticas, la provincia del Chaco recibió en 2018 un 42% más que en 2017, mientras que, si se compara con 2015, el incremento fue de 144,5%

Sin embargo, el Chaco es una de las provincias que terminó el año 2018 con déficit fiscal: 0-,1%. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *