Elecciones 2019. Análisis: Resistencia, la cara más visible del fracaso de Chaco Somos Todos


La amplia victoria de Jorge Capitanich en las elecciones generales de la provincia del Chaco del 13 de octubre ratificó el liderazgo de dicho candidato en todo el territorio provincial (ganó en 59 de 69 municipios), y dejó también para el análisis el rotundo fracaso de la alianza Chaco Somos Todos en un territorio clave: la ciudad de Resistencia.


A priori, las proyecciones electorales daban por hecho un triunfo de Capitanich en el territorio de la capital chaqueña, pero también era una ciudad clave para que la alianza que encabeza el radicalismo pueda descontar y acercarse a su sueño de llegar al ballotage.

Sin embargo, no solo se cumplió con la proyección del triunfo del candidato del Frente Chaqueño, sino que Carim Peche tuvo una pobre labor, y culminó tercero, detrás de la gran sorpresa de la jornada electoral, el Frente Integrador de Bacileff Ivanoff.

Los datos hablan por si solos: sobre un total de 27 circuitos electorales de la ciudad de Resistencia (planta urbana como planta rural), Jorge Capitanich ganó en 23 de ellos; mientras que en los 4 restantes triunfó Carim Peche. ¿Dónde? En los circuitos 1, 2, 3 y 4, correspondientes al centro de la ciudad de Resistencia, donde el radicalismo obtuvo siempre sus mejores guarismos.


Pero esos triunfos se vieron opacados por una de las grandes novedades de la jornada: históricamente, cuando el radicalismo no ganaba los circuitos de Resistencia, salia segundo.

Pero no fue esta la ocasión. La irrupción de Juan Carlos Bacileff Ivanoff, con un discurso fuertemente direccionado a garantizar la paz social y el orden, hizo que el radicalismo termine ¡tercero! en 18 circuitos electorales, algo que no se veía desde la aparición de Acción Chaqueña en la década de los 90, y aun así, la situación del domingo 13 es aún peor que en aquella ocasión.

Para graficar: Jorge Capitanich triunfó en 23 de los 27 circuitos electorales; Carim Peche triunfó en 4 de 27; Juan Carlos Bacileff en ninguno. Pero este último terminó en segundo lugar en 22 circuitos, mientras que Peche lo hizo solo 4; mientras que el candidato radical culminó tercero en 18 circuitos, y Bacileff lo hizo en 4 de ellos.


¿Qué explica este fracaso?

Las razones para entender este fenómeno son tanto exógenas como endógenas de la propia alianza Chaco Somos Todos, liderada por la UCR y donde también está el PRO, la Coalición Cívica ARI y el Partido Fe.

Por un lado, no han mostrado tener un lineamiento discursivo fuerte para seducir al electorado, a la vez que insistieron en argumentos de poca aceptación en el electorado. Como ejemplo de esto se destaca la cruzada contra la empresa Secheep. Si bien los argumentos esgrimidos por los candidatos en relación a la empresa energética provincial no son falsos (en algunos casos, si exagerados), omitieron (deliberadamente) mencionar el origen del problema tarifario, que es el exponencial aumento desde la empresa Cammesa, administrada por el Gobierno Nacional.

El punto culmine de esta situación se dio en la campaña de reparto de boletas falsas con avisos de corte: lejos de hacer una autocritica por haber usado una herramienta de “miedo” (y que generó eso en la gente que la recibió), insistieron en su legitimidad.

A su vez, en el inicio de la campaña de Carim Peche, se hizo especial foco en “terminar con el piquete y poner orden en la ciudad”, pero no lograron darse cuenta a tiempo que dicho elemento discursivo estaba completamente adueñado por el candidato del Frente Integrador Bacileff Ivanoff, y, por ende, termino teniendo un efecto nulo en su campaña.

Por otro lado, se esperaba un papel relevante de Bacileff en esta contienda, pero no por eso fue sorpresa el resultado final: haber logrado ganar dos bancas en la Legislatura provincial no estaba en los planes ni de los más optimistas. Salir segundos en Resistencia, mucho menos.

Indudablemente, el caso Bacileff será objeto de análisis desde diferentes puntos de vista, ya que tuvo una campaña austera, sin grandes actos ni movilizaciones, escasa participación en la prensa y una muy limitada actividad en las redes sociales, y aun así, realizó una elección de enormes connotaciones.

El radicalismo en Resistencia de cara al 10 de noviembre

Ahora la gran incógnita se abre en función de las elecciones municipales del próximo 10 de noviembre para la intendencia de la capital chaqueña. El efecto “arrastre” de Capitanich y de Bacileff Ivanoff ya no estará presente, pero este antecedente puede mover las piezas.

Leandro Zdero, de Chaco Somos Todos, sigue siendo el favorito de la contienda, pero no logró que su imagen impacte en los resultados obtenidos el 13 de octubre en la ciudad. Pese a que no participó como candidato, si encabezó las acciones de campaña y la publicidad gráfica, por lo cual, ha tenido protagonismo.

La división del justicialismo entre dos candidatos como Gustavo Martínez y Diego Arévalo puede serle útil a Zdero; pero lo mismo se creía para el 13 de octubre: el peronismo fragmentado entre Capitanich y Bacileff Ivanoff podía resultarle útil a Peche, y nada de eso pasó.

Por lo pronto, el radicalismo deberá ajustar su estrategia de campaña y no dormir en la buena imagen e intención de voto de su candidato. Comparado con las ultimas elecciones, la UCR ha perdido numerosos votos en circuitos claves. Si quiere triunfar el 10 de noviembre, la mirada deberá estar puesta en recuperar dichos territorios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *