Desempeño fiscal, calificaciones de deuda y perspectivas para la Provincia del Chaco, según las calificadoras de riesgo.


Alta dependencia de los recursos de origen nacional, una pobre base de recaudación provincial, alta presión de gastos de personal, fuerte déficit de la caja previsional y niveles de endeudamiento relativo bajos pero con gran peso de moneda extranjera, entre las principales características de la provincia.


Informe Moody´s:

Último informe publicado el 6 de noviembre de 2019. En el mismo, Moody´s Latin America Agente de Calificación de Riesgo SA no cambia las calificaciones otorgadas en su anterior informe, pero sostiene al mismo tiempo que las mismas están en revisión para la baja.

La calificación otorgada por Moody´s a la provincia del Chaco es de B3.ar a escala nacional (capacidad de pago débil en relación a otros emisores locales, con el rango más bajo de la categoría); y de Caa2 para la escala global (indica que las obligaciones se consideran especulativas con mala reputación y están sujetas a un riesgo crediticio muy alto), tanto para el emisor como para los Títulos de Deuda 2026.

El sostenimiento de la “revisión para la baja” se basa en que, de acuerdo a la calificadora de riesgo, la calidad crediticia de los subsoberanos argentinos se verá afectada negativamente por el aumento de riesgos sistémicos significativos derivados del soberano, a causa de las restricciones en el acceso a los mercados, las presiones cambiarias, los mayores costos financieros e inflación persistentemente alta, los subsoberanos de la Argentina verán deteriorarse sus calidades crediticias.

La calificación otorgada al Chaco refleja su alta dependencia de transferencias automáticas de recursos de origen nacional (RON), el hecho de contar con bases económicas más débiles que sus pares locales y los niveles de endeudamiento relativamente bajos. Además, la provincia se caracteriza por tener una moderada exposición a deuda en moneda extranjera (la más grande del NEA). Unos de los principales desafíos que tiene la provincia es, a raíz de su alta dependencia de los recursos coparticipables, incrementar la base de recaudación propia. Al mismo tiempo, al igual que todos los gobiernos locales argentinos, está expuesta a aumentos de los gastos de personal, por altas tasas de inflación y volatibilidad del mercado.

A esto, se suma que, en octubre de 2019, la provincia se aseguró el acceso de préstamos por USD 47 millones del FONPLATA (USD 37 millones para la Ruta 13 y USD 10 millones para acceso del Puerto Las Palmas), que fueron autorizados por el Gobierno Nacional y garantizados por la provincia, lo que amplía su stock de deuda y también el peso de la denominación en moneda extranjera de la misma.

Al tercer trimestre de 2019, la provincia reportó un superávit corriente de 5% de sus ingresos corrientes (mejorando respecto al mismo período de 2018 cuando fue del 4,4%), pero al mismo tiempo, reportó un déficit financiero del 1,5% de sus ingresos totales, empeorando respecto al mismo período de 2018, cuando había sido positivo en 0,7%.

Para el 2020, de acuerdo al proyecto de presupuesto provincial, se espera un superávit corriente de cerca del 12,1% de los recursos corrientes proyectados ($14.864 millones), y un superávit financiero del orden del 3,1% de los ingresos totales ($3.938 millones).

Deuda: si bien la relación stock/ingresos totales han ido disminuyendo significativamente en la última década (2010: 68,7%; 2018: 28,8%), a partir de la recuperación económica y de ingresos y de las favorables condiciones logradas con sus principales deudas (sobre todo con el Gobierno Nacional), en 2018 dicho stock creció respecto al año anterior, debido al financiamiento obtenido a través de Letras del Tesoro y de crédito del Fondo Fiduciario Provincial, pero también por el efecto de las variaciones del tipo de cambio, donde el peso tuvo una depreciación de 50 puntos en el año, a lo que se suma el hecho de que el 61,4% de la deuda chaqueña estaba denominada en dólares.

A septiembre de 2019, el stock de deuda creció 52% respecto al cierre de 2018, explicado principalmente por el aumento del endeudamiento con el Gobierno nacional y a las variaciones del tipo de cambio. Esta situación obligó a la provincia a buscar financiamiento en el mercado local, emitiendo letras a corto plazo con tasas por debajo de la tasa de política monetaria (entre 63 y 66 puntos).

A pesar de que años anteriores la provincia no cumplió las metas fiscales, si lo hizo en 2018, debido fundamentalmente por el buen desempeño demostrado por los RON y al apoyo brindado por el Gobierno nacional a través de programas de asistencia financiera que le han permitido a la provincia refinanciar sus obligaciones financieras.

Podes descargar el informe original debajo.


Informe FIX:

Último informe publicado el 15 de noviembre de 2019. En el mismo, FixScr, miembro de Fitch Ratings, no cambia las calificaciones otorgados en su anterior informe: para el emisor, a Largo Plazo en escala nacional es de BBB- (adecuada calidad crediticia respecto de otros emisores o emisiones del país, pero cambios en la circunstancias o condiciones económicas tienen una mayor posibilidad de afectar la capacidad de repago en tiempo y forma en un grado mayor que para aquellas obligaciones financieras calificadas con categorías superior. El signo “-“ implica una menor importancia relativa dentro de la categoría); a Corto Plazo en escala nacional es de A3 (adecuada capacidad de pago en tiempo y forma de sus compromisos financieros respecto a otros emisores; pero dicha capacidad es más susceptible en el corto plazo a cambios adversos que los compromisos financieros calificados con categorías superiores).

Por su parte, en relación a los instrumentos de deuda Títulos Públicos Vto. 2026, fue calificado con A- (sólida calidad crediticia con posibles susceptibilidades por cambios en las condiciones o circunstancias económicas); y el Programa de Emisión de Letras de Tesorería 2019 fue calificado con A3.

Sin embargo, FIX sostiene al mismo tiempo que la perspectiva son negativas, tanto para el emisor, como para ambos instrumentos de deuda.

Según el informe, hay diversos factores relevantes en la calificación. Por un lado, FIX afirma que la provincia tiene un ajustado desempeño operativo (con un margen operativo estimado para el 2019 del 8,9%); tiene una gran presión del Sistema de Seguridad Social por el déficit de la Caja de Jubilaciones, que es parcialmente financiada por Anses, pero en 2019 no se efectivizó dicho apoyo, presionando así más a la caja provincial y afectando los márgenes operativos.

También, el Chaco cuenta con baja flexibilidad presupuestaria, por la elevada rigidez del gasto, empujado por el gasto en personal. El Chaco, además, tiene una ajustada liquidez. Ante esto, en 2018, la provincia recurrió a la emisión de Letras de Tesorería para financiar los déficits estacionales de la caja.

Sin embargo, también FIX destaca que el Chaco tiene un moderado nivel de endeudamiento y una adecuada composición de la deuda, ya que el principal acreedor, que es el Gobierno nacional, es considerado “amigable”, pero tiene un alto peso de deuda denominada en dólares.

A su vez, otro problema del Chaco es la baja autonomía financiera: tiene una estructura de recursos muy dependiente de los ingresos federales. También, tiene débiles indicadores socioeconómicos, que incide en la limitada autonomía financiera dada la baja capacidad contributiva de la población y una actividad productiva de bajo valor agregado, con importante participación del empleo público.

Podes descargar el informe original debajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *